One Tree Planted: recuperar la tierra un árbol a la vez

author
Daniela Avayu
Ingeniera Comercial de la Pontificia Universidad Católica con minor en “Deporte, Educación Física y Salud”. Actualmente es Senior Purpose Journey Analyst, del área de Impacto.
One Tree Planted: recuperar la tierra un árbol a la vez

Índice

Guía Gratuita
Bienestar de los colaboradores: una nueva perspectiva sobre el ROI
Descargar

Tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol son las tres cosas que José Martí, el poeta cubano, recomendaba hacer a una persona durante su vida.

Plantar un árbol parece ser lo más sencillo, pero ¿qué pasa después?

Para One Tree Planted (OTP) esta es la pregunta más importante. Esta ONG se enfoca en proyectos de reforestación global y desde el año 2014 trabaja con empresas, organizaciones y comunidades locales.

Matt Hill, presidente y fundador de One Tree Planted, dejó su carrera en la enseñanza del marketing para seguir su pasión y ​​crear esta organización con la misión de hacer que sea sencillo para las personas y las empresas retribuir al medio ambiente. 

Además de plantar árboles, para esta ONG es elemental que las personas entiendan su importancia para asegurarnos que las generaciones futuras puedan disfrutar del aire libre.

One Tree Planted hace que uno de los actos que recomendó Martí tenga un impacto real en los sistemas de soporte vital del planeta para un aire limpio.

A través de su alianza con Betterfly, OTP recibe donaciones que se transforman en más de treinta mil árboles en proyectos en Chile, Argentina, Bolivia, Ecuador, Perú y Brasil. 

Un dólar, un árbol, un planeta

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) el planeta pierde un área de bosque del tamaño de un campo de fútbol cada 1.2 segundos. Ante esta realidad, el trabajo que hacen las organizaciones como One Tree Planted es fundamental.

Pero no es solo plantar un árbol, es saber cuándo hacerlo, qué tipo de especie necesita ese suelo y ecosistema, cómo mantenerlo para que crezca. Así lo explica Gabriela Gard, directora de proyectos regionales para Latinoamérica de OTP.

“Si plantas diez millones de árboles en una semana y bates un récord mundial, ¿qué pasará con esos árboles después? Esa es la pregunta más importante. Es genial hacer algo, pero lo más importante para que realmente tenga un impacto es la longevidad”, dice Gard sobre la manera como trabajan en la organización.

Por eso para OTP lo principal son sus aliados, tienen más de 266 entre grandes organizaciones internacionales que trabajan en áreas determinadas, y pequeños grupos indígenas locales que restauran sus tierras comunitarias. “Nos enorgullece nuestra cercanía”, afirma Gard.

Para funcionar, One Tree Planted se asocia con organizaciones de reforestación en todo el mundo, teniendo presencia en más de 47 países de América del Norte, América Latina, Asia, África, Europa y el Pacífico. Con la premisa “Un dólar, un árbol”, juntan las donaciones para cada proyecto y envían los fondos a sus socios para cubrir los costos necesarios para plantar los árboles. 

Además, OTP mantiene contacto directo con las comunidades para atender sus necesidades con respecto al uso de los recursos en la reforestación. “No queremos ser una organización que solo envía algo, realmente queremos saber qué necesitan las comunidades y ayudarles, eso es lo más importante”, explica Gard. Esto implica desde capacitaciones, seguimiento técnico y acompañamiento en todo el proceso de desarrollo de los proyectos.

También, OTP tiene el programa escolar Enseñanza de Reforestación, Compromiso Ambiental y Sostenibilidad (T.R.E.E.S. por su siglas en inglés) que brinda educación ambiental a través de planes de lecciones, actividades y recursos gratuitos para que de manera didáctica y divertida los niños aprendan sobre la sostenibilidad.

Desde sus inicios han plantado más de cuarenta millones de árboles siguiendo un proceso claro y transparente: reciben y juntan las donaciones, sus socios de crecimiento siembran los retoños que luego son plantados en temporada de lluvia y monitoreados minuciosamente. 

Dentro de todo el proceso la flexibilidad es elemental. “El mayor desafío que tenemos es apoyar el crecimiento de una gran cantidad de organizaciones y comunidades muy diferentes”, explica Gard

 

Nueva llamada a la acción

Conectarse a través de la conservación

En el planeta hay más de sesenta mil especies de árboles identificados que ayudan a regular la temperatura, limpiar el aire, mantienen la biodiversidad, proporcionan estabilidad del suelo, son fundamentales en la producción de agua y tienen un impacto social que va desde la mejora en la calidad de vida de las comunidades, hasta resolución de necesidades básicas cotidianas -como madera para cocinar y calentarse, construcción de hogares y refugios- y oportunidades de trabajo.

Sin embargo, el 80% de los bosques del mundo han sido destruidos o degradados irremediablemente, según datos de Greenpeace. La aceleración del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el desplazamiento de comunidades enteras, son las consecuencias a grandes rasgos de esta realidad.

Las selvas tropicales tienen más del cincuenta por ciento de las especies terrestres del mundo. Lamentablemente, se estimó que para el 2019 más de 32.000 hectáreas de selvas tropicales desaparecieron de la tierra.

Para el 2020, la destrucción de la selva amazónica alcanzó el veintiuno por ciento, una pérdida del tamaño de Israel, según datos de Amazon Conservation en National Geographic.

La pérdida de árboles y los cambios en los bosques y selvas es dramático. A través de un mapa interactivo disponible en la web de One Tree Planted es posible visualizarlo a lo largo del tiempo para entender su profundidad y alcance. 

La ONU incluye en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) la vida de ecosistemas terrestres, con la finalidad de “gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad”.

Hay muchas formas para restaurar el medio ambiente, pero la reforestación es una de las que tiene un impacto más directo, no solo en el suelo, también en las personas que le habitan.

Gabriela Gard comentó que pudo ver de cerca cómo una comunidad en Perú se benefició por plantar otro tipo de árboles que pudieran convivir con una zona cafetalera. “Es increíble ver que el ecosistema se beneficia y además la comunidad duplicó o triplicó sus ingresos económicos con la misma parte de tierra”, dijo.

Conocer esa comunidad le mostró a Gard el poder de conectarse con otras personas a través de un objetivo común. “Sentir que juntos podemos marcar la diferencia, que cientos de miles de personas desconocidas se unen para un proyecto, es muy impactante”, dijo.

Gard reconoce la importancia de apoyar organizaciones como OTP que hacen esfuerzos por la restauración en áreas del mundo más vulnerables. Sin embargo, deja abierta la puerta a encontrar otras maneras de involucrarse: “Es muy fácil hacer pequeños cambios y plantar un árbol en su propio patio trasero, encontrar el centro de parques local y colaborar, son cosas muy gratificantes porque meter las manos en la tierra es la mejor manera de sentir esa conectividad con la naturaleza”.

 

El poder de la unión con Betterfly

El apoyo de empresas y organizaciones que no solo quieren crear y afianzar su marca, sino también retribuir a las comunidades y al planeta, es fundamental para que One Tree Planted siga reforestando bosques y selvas tropicales.

“Betterfly es un socio increíble que apoya especialmente nuestro proyecto en los Andes, sin donantes nuestro trabajo sería imposible”, afirma Gard sobre la alianza con Betterfly. 

A través de la aplicación, los usuarios pueden donar al proyecto High Andes Polylepis Forest, que busca restaurar un millón de hectáreas de ecosistemas de Polylepis a lo largo de los altos Andes en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú.

También pueden hacer donaciones al proyecto Intelligent Forest, que tiene como objetivo plantar árboles nativos en Sao Pablo, Brasil.

Hasta el mes de octubre, se han donado para ambos proyectos el 82% de la meta de treinta mil árboles, es decir, 24.458.

“Se necesitan muchas gotas de lluvia para llenar un balde, pero se llena más rápido de lo que piensan”, es la metáfora que usa Gabriela Gard para mostrar el poder de las donaciones a través de Betterfly.

“Es mucho más sencillo de lo que crees y con muy poco dinero puedes hacer un gran impacto”, responde Gard al preguntarle qué le diría a un usuario de la aplicación que todavía tenga dudas sobre donar.

Última actualización el 15 de enero del 2023
Suscríbete a nuestro Newsletter

El rol de RR.HH. está evolucionando, al igual que las habilidades que los profesionales de esta área necesitan para ser efectivos y ayudar a las organizaciones a transformarse y tener éxito.

Post relacionados